Puppets and student behaviour / Los títeres y la conducta de los alumnos

Teachers often ask what to do to stop their students from grabbing or pulling at the puppets. Personally, I have a zero tolerance approach to bad behaviour, it sends a very clear message to the group that any problematic behaviour will be immediately dealt with. The key thing is to be very clear what is and isn't acceptable from the very start. 

If time or the situation allows, when someone misbehaves, they have to apologise to the wronged party (even if it's a puppet) and then try to get pupils to talk through their actions for example asking them why they were trying to pull Charlie's head off or punching Manu!

It often works as it forces them to deal with and reflect on their behaviour and it often works even with very you students. I also have a clear set of graded sanctions to deal with unruly behaviour, from putting the puppet away to students sitting at the back of the class and just watching.

Nunca puedo predecir cómo van a reaccionar los alumnos cuando ven un títere. En la mayoría de las ocasiones, el encuentro es positivo y los alumnos quieren interactuar y participar, aunque puede darse el caso de que algunos se alteren y actúen de manera no deseada. A menudo, los profesores preguntan qué pueden hacer para impedir que los alumnos agarren los títeres o tiren de ellos.

Personalmente, no tolero en absoluto el mal comportamiento. De esta manera se envía un mensaje inequívoco al grupo de que cualquier conducta inapropiada recibirá una respuesta inmediata. La clave es dejar muy claro desde el principio qué es aceptable y qué no lo es. Así, en ocasiones dibujo una línea en el suelo y explico (en español) qué comportamiento es aceptable y cuál no. A continuación explico qué ocurrirá si alguien cruza esa línea. Generalmente y en particular cuando uso un títere por primera vez, lo devuelvo a la cesta directamente. Si la situación lo permite, cuando alguien se porta mal, tiene que disculparse con la "parte afectada" (incluso si es un títere) y, a continuación, intento que el alumno explique sus acciones, por ejemplo, preguntándole por qué intentaba arrancar la cabeza a Charlie o golpear a Manu!! No sé a ciencia cierta cómo de bien funciona mi enfoque pero, al menos, fuerza a los alumnos a enfrentarse con las consecuencias de lo que hacen, lo que se refleja en su conducta.